Monumentos y lugares emblemáticos que visitar en Mallorca

Hablemos de lugares típicos y emblemas de Mallorca. Igual, que no puedes viajar a París y no visitar la Torre Eiffel. O ir a Nueva York y no cruzar a la Estatua de la Libertad, o volar a Roma y no ver el Coliseo.

En este post no te contaremos secretos sobre Palma de Mallorca, pero te daremos esa lista de «Must», esos lugares turísticos, esos monumentos de interés y puntos emblemáticos, que no te puedes perder en tu visita a Mallorca y la ciudad de Palma.

La Catedral de Mallorca

Si tuviésemos que elegir un emblema de Mallorca, sería su Catedral, que luce imponente en el centro de palma, rodeada de las murallas romanas. Espectacular, tanto en estado de conservación como por su ubicación. Merece una visita y recorrerla detenidamente.

Un orgullo tener en palma de Mallorca este baluarte del arte gótico en su máxima expresión.

La Catedral de Palma de Mallorca es una de las catedrales góticas, más hermosas del mundo y única por su excepcional situación junto al mar, «una ventana histórica con vistas y reflejo al mar». Merece la pena visitarla por su grandiosidad, por sus rosetones, de los más grandes de Europa: cuando el sol alinea sus reflejos es todo un espectáculo, por sus capillas, tiene la segunda nave central más alta tras la de Milán, sus vidrieras, el baldaquino diseñado por Gaudí es hipnótico, añade elementos más vanguardistas no vistos en otras catedrales: como el mural creado por Miquel Barceló en la Capilla del Santísimo. Fuera también es una maravilla: es como un alambicado barco de filigranas. Merece la pena la visita, tanto de día como de noche.

Castillo de Bellver

Siguiendo con los emblemas, un símbolo histórico de Mallorca es el Castillo de Bellver, de planta circular, prácticamente único, y perfectamente conservado domina desde el bosque la ciudad de Palma, ofreciendo unas vistas espectaculares de la ciudad con la bahía completa. El sitio para admirar las mejores vistas de toda la ciudad y la serra de Tramuntana.

Construido encima del monte que domina toda la ciudad y parte importante de la Isla de Mallorca, en pleno pulmó rodeado de bosque.
El castillo de Bellver es una fortificación de estilo gótico. Del año 1311, mandado construir por Jaume II. Se proyectó inicialmente como residencia y sucesivamente como fortaleza de defensa, prisión militar, prisión política y refugio de perseguidos.
Diferentes personajes famosos fueron confinados en el Castillo de Bellver: Gaspar Melchor Jovellanos, François Aragó, Arsenio Martinez Campos, Emili Darder, Alexandre Jaume y el General Luis de Lacy. Desde 1976 alberga el Museo de Historia de Palma, alberga interesante información sobre los planes urbanísticos de Palma, su crecimiento, también tiene una bonita bonita colección de estatuas clásicas.

Este patrimonio es recomendable para visitar con niños, ya que dicho castillo parece sacado de una película de Edad Media.

Palacio Real de Almudaina

Situado al lado de la catedral de Palma, data del 1281 y es una modificación del alcázar musulmán. Merece la pena su visita para conocer a través de ella la Historia de Mallorca,  la arquitectura de su estructura se puede relacionar con los diferentes pueblos que habitaron la isla: se convirtió al estilo gótico bajo Jaime II, pero quedan elementos de la arquitectura islámica, como los arcos y moriscos que se ven desde el paseo marítimo. Utilizado por romanos y musulmanes, pero también mucho antes, en la época talaiótica.

Hablando oficial y solemnemente, L’Almudaina es el palacio Real o Alcázar Real de la ciudad de Palma y forma parte del Patrimonio Nacional. El Palacio Real de l’Almudaina, es la residencia oficial de verano del Rey, aunque habita en el Palacio de Marivent y  solo lo utiliza para ceremonias de estado y recepciones durante el verano.

Como otras curiosidades a destacar: En árabe Almudaina, significa “ciudadela”, “fortaleza” o “recinto amurallado”. Maravillosa su veleta, custodio de Palma, sobre la torre de L’ Angel, la más elevada.

Sa Llotja

Obra maestra de la arquitectura gótica en Mallorca, sus columnas interiores parecen palmeras, los suelos son espejos que reflejan los detalles y por fuera es majestuosa no se puede dejar de ver. La Lonja de Palma de Mallorca o Sa Llotja fue construida por Guillem Sagrera entre 1420 y 1452,  cuando Mallorca era un importante centro comercial marítimo.

Situada a 5 min de la Catedral, a la orilla del mar y del actual puerto de Palma, fue la sede del Colegio de Mercaderes, el puerto de Palma necesitaba un lugar donde se pudieran reunir los mercaderes, para negociar mercancías y contratar los transportes, también la subasta del pescado, uno puede imaginarse a los comerciantes haciendo sus negocios en ese escenario.

Cuando el comercio disminuyó , Palma dejó de tener tanta importancia comercial y el edificio fue utilizado como una tienda de armas durante la Guerra de la Independencia . Actualmente se hacen habitualmente exposiciones temporales cuya entrada es gratuita.

Consulado del Mar

Al lado de la Lonja se encuentra el Consulado del Mar, formando una preciosa fachada gótica enfrente del mar. Desde el año 1983 es la sede de la presidencia de las Islas Baleares.

El Consulado del Mar fue una institución medieval de la Corona de Aragón vinculada al derecho de los grandes mercaderes y a las grandes urbes comerciales. Sus funciones eran regular el comercio y los asuntos marítimos en materia mercantil.

El edificio actual es producto de varias reformas. Fue construido en el siglo XVI. En la fachada principal se conserva una galería loggia plateresca con balaustrada y cinco grandes arcadas.