Dichos y refranes Mallorquines y su historia

Existe en los diferentes pueblos y culturas una conciencia colectiva que nos va transmitiendo sabiduría de generación en generación. Estas muestras de sabiduría popular, caracterizadas por su brevedad son los dichos y refranes. Os dejamos una lista de refranes y dichos Mallorquines populares que explicamos en el transcurso de nuestras visitas guiadas.

“Has fet es negoci de na Peix Frit”

Historia del casco antiguo de Palma, del barrio de los joyeros, significa que has hecho un mal negocio.

Surge con una leyenda urbana que cuenta que una mujer apodada Na Peix Frit («la pescado frita») compraba el pescado en el mercado por 6 y lo vendía por 4 a los artesanos de la ciudad. La gente no sabia como la pobre se podía ganar la vida así que empezar a decir la famosa frase: has fet es negoci de na Peix-frit, ya que según parece perdía dinero.

Aunque la muchacha no era tan despistada, ella untaba la base de los platos con visco, una substancia pegajosa del muérdago y dejaba los platos en la mesa donde los artesanos trabajaban (sus favoritos eran los orfebres) y cuando retiraba el plato se llevaba todo lo que lo había quedado pegado en la base en plato, como monedas, joyas o virutas de metales. Así que al final era muy buen negocio.

En Ibiza la expresión es “el negoci de na Peix-frit, que el venia a quatre i el comprava a sis”

“Què en som jo de la mort de’n Berga”

Vendria a ser algo parecido a «a mi no me mires, que yo no sé nada». Explicada en nuestra ruta guiada Casco Antiguo y Modernismo, donde descubrimos algunos de los personajes, leyendas y edificios más emblemáticos de la ciudad.

Esta expresión sale en 1619 cuando el juez Don Jaume Juan de Berga i Sales fue asesinado. Este juez se caracterizaba por ser recto, duro e insobornable, antes la ley que el apellido de una familia.

Fue asesinado delante de su casa el 24 de mayo de 1619 y una parte de la población de Palma estuvo implicada y todo el mundo fue sospechoso. Toda la población fue interrogada de forma exhaustiva y , aunque la mayoría de esas personas no tenían nada que ver con el hecho, se sentían sorprendidas al ser preguntadas.

«Quaranta putes sagrades…»

Utilizado para blasfemar o también para indicar una gran sorpresa. La frase entera es quaranta putes consegrades a Déu («cuarenta putas consagradas a Dios»).

Para su origen debemos remontarnos al 1229, conquista cristiana de Madina Mayurqa por parte del rey Jaume I. El ejercito cristiano estaba formado por unos 15.000 homes (peones, caballeros y sacerdotes), pero ninguna mujer. Las autoridades eclesiásticas preocupadas por las necesidades sexuales de los hombres y teniendo en cuenta que en la isla solo había mujeres musulmanas, junto con el rey buscaron una solución: traer a las profesionales, así el apetito de los hombres se calmaba y se evitaba que atacasen a las mujeres de la isla, practicasen el «vicio» en solitario o la sodomia.

Poco después, llegaron 40 mujeres procedentes de la corona de Aragón y se organizó una gran ceremonia religiosa para dar gracias a Dios y bendecir a las nuevas 40 pobladoras de la isla.